¿Para que sirve el certificado energético?

certificado de eficiencia energética

¿Sabes para que sirve el certificado de eficiencia energética?

Primero, ¿sabes qué es un certificado energético?

Es un documento oficial redactado por un técnico competente que incluye información objetiva sobre las características energéticas de un inmueble.

Calcula el consumo anual de energía necesario para satisfacer la demanda energética de un edificio o vivienda en condiciones normales de ocupación y funcionamiento.

También facilita un documento de recomendaciones para la mejora de la eficiencia energética.

Así que saber cuanta energía necesitamos consumir y dónde mejorar, está muy bien.

Ahora que ya sabemos que es un certificado energético y que nos revela, pasamos a la fase de…

El certificado de eficiencia energética, ¿para qué sirve?

Como hemos dicho antes, nos da información sobre el consumo energético.

Por tanto, sirve para saber dónde mejorar, y así obtener una mayor eficiencia energética y de consumo.

8 puntos donde mejorar la eficiencia energética

Hay muchos más, seguro, pero aquí nos centraremos sobre 8 puntos sobre los que trabajar para mejorar la eficiencia energética de nuestras casas:

1. Comprar electrodomésticos eficientes.
2. Apagar el “stand by”
3. Cambiar la iluminación a LED.
4. Instalación de termostatos
5. Cambiar las ventanas por unas más aislantes.
6. Utilizar detectores de presencia
7. Evitar los malos hábitos
8. Instalación de sistemas de control

¿Qué cuestiones podemos mejorar para ser más eficientes energéticamente?

Una buena elección a la hora de comprar electrodomésticos sería fijarse en los de menor consumo.
Lavar la ropa a temperaturas bajas (Ahorro de hasta un 55% de energía).
Instalar placas de inducción en vez de vitrocerámicas.
Instalar calderas de condensación o de baja temperatura (Ahorro de más de un 25% de energía).

Desconectar o desenchufar los aparatos cuando no se están usando (Ahorro de hasta un 10% de energía).

Cambiar las bombillas tradicionales (incandescentes) y los halógenos, por iluminación LED. La iluminación LED utiliza menos energía eléctrica para producir la misma iluminación y además tienen una vida útil mucho más larga.

Instalar termostatos y temporizadores, ya que con estos aparatos controlamos la climatización y podemos mantener una temperatura adecuada.

Unas ventanas de calidad, pueden reducir hasta en un 70% las pérdidas energéticas que se producen a través de ellas, reduciendo así el consumo de calefacción y aire acondicionado.

Utilizar detectores de presencia en las zonas de paso, como pasillos o escaleras, hará que la iluminación se mantenga encendida mientras haya personas, evitando que esté encendida más tiempo del necesario.

No lavar los alimentos con el grifo abierto. En vez de eso utilizar un recipiente. (Ahorro de hasta 10 litros de agua)
NO utilizar el inodoro como papelera (Ahorro de hasta 55 litros por día).
Instalar “aireadores” para los grifos (Ahorro del 50% en el consumo de agua potable).
Otro sistema que podemos utilizar para evitar desperdiciar agua, sería el instalar el aparato NESS.
Este sistema evita el desperdicio de agua mientras esperamos a que nos salga caliente del grifo.

En los edificios donde se tengan varios ascensores, instalar mecanismos de maniobra selectiva.
Esto hace que solo se active el ascensor más cercano al punto de llamada. Así evitamos el consumo de ir los 2 ascensores a la misma llamada.

Siguiendo todas estas recomendaciones, más aquellas que nos indiquen veremos como ahorramos en nuestras facturas energéticas.

Y si no sabéis como hacerlo, no dudéis en consultarnos. Disponemos de un gabinete para poder haceros un estudio energético y daros las mejores soluciones para disponer de un hogar o comunidad totalmente eficiente.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *